¿ Cómo  manejar las rabietas en la edad infantil ?


Casi que podemos escuchar los gritos con solo mirar la foto, ese sonido irritante de un niño enfadado teniendo una rabieta, para muchos adultos es algo insoportable, y puede llegar a minar la paciencia y provocar extres si no se sabe gestionar adecuadamente. Cómo la gran parte de las cosas en esta vida, existe una explicación al por qué de esta actitud, y sobretodo debemos conocer que existe una manera eficaz de tratar estas rabietas. Escribimos este artículo con la convicción de que para muchos de vosotros, el nivel de irratibilidad ira disminuyendo poco a poco con estos consejos.

El problema:

Cuando se enfada su hijo de dos años se tira al suelo y comienza a gritar y patalear, mientras ustedes se preguntan “¿Es normal lo que está haciendo mi hijo? ¿Acabará algún día?´´ Pues bien, ustedes


pueden ayudar a su hijo a modificar su conducta poco a poco, pero primero tienen que conocer por qué actúan así, ya que entender el motivo es fundamental para tratar con conocimiento el problema desde la raiz.


Las causas :

Los niños pequeños tienen poca experiencia en el manejo de las emociones. Esa inexperiencia puede resultar en alguna que otra rabieta. Pero hay otros factores que también las provocan. Piense en el cambio que experimenta un niño a los dos años, desde el día que nació, los padres han atendido todas y cada una de sus necesidades. Si lloraba corrían a ver qué pasaba, “¿Está enfermo nuestro bebe? ¿Tiene hambre? ¿Hay que cambiarlo?´´ Hacían lo que fuese necesario con tal de remediar la situación, lo cual es bueno, pues los bebes están completamente indefensos.

Pero ahora el niño empieza a darse cuenta de que las cosas están cambiando. En vez de que sus padres hagan lo que él quiere, él es el que debe hacer lo que ellos digan. Los papeles se están invirtiendo y no está dispuesto a rendirse sin luchar, por lo cual recurre a las rabietas.

Con el tiempo, el niño/a termina aceptando el hecho de que sus padres son sus maestros, no solo sus cuidadores. También comienza a reconocer su verdadero papel, obedecerlos por su propio bienestar, pero en el proceso es muy probable que les exprima hasta la última gota de paciencia a fuerza de berrinches.



Lo que pueden hacer :


  • Sean comprensivos, su hijo no es un adulto en miniatura. Él no sabe controlar sus emociones, de modo que tiende a reaccionar de forma exagerada.
  • Traten de ponerse en su lugar y no pierdan la calma, si su hijo está en pleno berrinche, enojarse no arreglará las cosas. En la medida de lo posible, ignoren la escena y actúen con normalidad, de forma natural. Recuerde por qué ocurren los berrinches eso les ayudará.
  • No cedan terreno, si acceden a las demandas de su hijo, sean cuales sean, seguramente él repetirá la rabieta la próxima vez que quiera algo. Demuéstrenle con calma que están hablando en serio.

  • Sean pacientes, no esperen que las rabietas desaparezcan de la noche a la mañana, sobretodo si ya han dado al nene motivos para creer que los puede hacer cambiar de opinión. Pero si actúan con firmeza una y otra vez, las rabietas irán espaciándose cada vez más hasta desaparecer.


Consejos prácticos :

  • Cuando el crio comience su berrinche, tómelo entre sus brazos (si es posible) e impídanle sin lastimarlo que patalee. No le griten, solo esperen a que pase la tormenta. Con el tiempo se dará cuenta de que las rabietas no sirven de nada.
  • Intenten mantener contacto visual con el, como se suele decir, los ojos son el espejo del alma, y al enfadarse ellos tienden a esquivar la mirada, insistan en que les miren para a continuación explicarles tranquilamente que no lloren porque va a ser mucho mejor así.

  • Establezcan una zona en la que puedan ponerlo cuando tenga una rabieta, digánle que sólo podrá salir cuando se calme.
  • Si el berrinche es en público, llévenlo a un lugar más privado, no cedan tan solo porque esta armando un escándalo. Si lo hacen, le darán a entender que puede conseguir lo que quiera con una pataleta.


Conclusión :

Educar no es algo sencillo, como especialista en Natación Infantil a diario trato con niños muy diferentes y como distintos que son, la variedad de rabietas es amplia. Pero en todos los casos se pueden tratar por exagerada que sea la rabieta. Siempre haciendoles entender quien tiene el control con tranquilidad, con firmeza pero sin alterarse. De este modo los crios comprenden que se les dice por su bien, no por imposición.

Swim4live©




Escribir comentario

Comentarios: 0